Síntomas

El cáncer de tiroides apenas causa ningún síntoma en sus estadios más iniciales y a menudo solo se detecta si el tumor aumenta de tamaño.

Los pacientes notan el aumento de un bulto en el tiroides que les presiona la garganta (esófago) o la tráquea, lo que puede causar problemas para comer, respirar o hablar.

Si aparece un tumor en los ganglios linfáticos del cuello, éstos a menudo se hinchan, se ponen duros y se resisten al movimiento.

Sin embargo, los síntomas y la severidad varían según la persona. Si sospecha que pueda tener síntomas de cáncer de tiroides, acuda a su médico de cabecera.