POST-ESMO 2018: CÁNCER DE TIROIDES

Jorge Hernando Cubero, MD, PhD.

Unidad de Tumores Gastrointestinales y Endocrinos. Hospital Universitario Vall d´Hebron. Barcelona.

En el reciente congreso europeo de oncología, celebrado en Múnich del 19 al 23 de octubre de 2018, se han presentado 1 comunicación oral y 7 pósters sobre cáncer de tiroides. A continuación reseñamos los más destacados, incluyendo el carcinoma medular, el carcinoma diferenciado (folicular y papilar) y el carcinoma anaplásico de tiroides, así como un trabajo sobre el poco frecuente carcinoma de paratiroides

CARCINOMA MEDULAR

Una de las principales novedades en investigación clínica sobre cáncer de tiroides ha sido la presentación de nuevos datos sobre la actividad de Vandetanib en una cohorte de pacientes de la práctica clínica diaria. El estudio #4278 “Efficacy and safety of vandetanib for patients with advanced and progressive medullary thyroid carcinoma (MTC) as systemic treatment beyond first-line therapy” (Hernando J) incluye 59 pacientes con carcinoma medular de tiroides tratados con Vandetanib dentro del registro español de cáncer de tiroides. Todos los pacientes presentaban progresión RECIST documentada y habían recibido Vandetanib en primera, segunda ó tercera línea de tratamiento. Entre las características de los pacientes encontramos un 61% de hombres, una mediana de edad de 48 años y un 10% con ECOG 2.

Entre los resultados destaca el mantenimiento de la eficacia más allá de la primera línea, con una supervivencia libre de progresión de 17, 14 y 12 meses respectivamente en primera, segunda y tercera línea sin encontrar diferencias significativas entre los grupos. Además las tasas de respuestas y de control de enfermedad fueron del 47/97% en 1ª, 53/84% en 2ª y 40/80% en 3ª línea, de nuevo sin diferencias significativas entre los grupos. Con respecto a los biomarcadores, una reducción del CEA basal mayor del 30% parece predecir una supervivencia libre de progresión mayor de 12 meses.

La seguridad también fue similar en las tres líneas de tratamiento, siendo las toxicidades más frecuentes la diarrea, la hipertensión, el rash cutáneo y la astenia. Un 23% de los pacientes precisaron reducción de dosis de Vandetanib para el manejo de la toxicidad, siendo más frecuente en 2ª y 3ª línea. En resumen, estos datos apoyan la efectividad y seguridad de Vandetanib en pacientes pretratados de la práctica clínica diaria.

CARCINOMA DIFERENCIADO

El abstract 1819O “Tumor Growth Rate and Lenvatinib Efficacy in Radioiodine-refractory Differentiated Thyroid Cancer” (Leboulleux) analiza el papel de la Tasa de Crecimiento del Tumor (en inglés Tumor Growth Rate, TGR) en la eficacia del tratamiento con lenvatinib en los pacientes incluidos en el ensayo clínico fase III SELECT. El objetivo de este trabajo es aportar nueva evidencia para tratar de optimizar el momento en el que se inicia el tratamiento con inhibidores de tirosina kinasa  en pacientes con carcinoma diferenciado de tiroides tras progresión a radioyodo.

Los datos presentados en ESMO son un análisis exploratorio del estudio SELECT en el que se analiza el papel del TGR definido como la suma de las lesiones target en el baseline menos la suma de las lesiones target previamente al baseline, dividido por el intervalo de tiempo entre ambas determinaciones. Los pacientes fueron clasificados como TGR lento (TGR menor que la mediana de TGR de todos los pacientes) o TGR rápido (TGR mayor que la mediana). El tratamiento con lenvatinib aumenta la supervivencia libre de progresión (SLP) tanto en pacientes con TGR lento (20.2 vs 3.7 meses) como con TGR rápido (14.8 vs 3.5 meses) de manera estadísticamente significativa. Estos datos apoyan la eficacia de lenvatinib en este escenario independientemente del TGR, con una clara tendencia a mayor supervivencia libre de progresión en aquellos pacientes con un TGR más lento.

CARCINOMA ANAPLÁSICO

En el trabajo #5941 “Lenvatinib and Pembrolizumab as safe and effective combination in treatment in 8 patients with metastatisez anaplastic (ATC) and poorly differentiated thyroid carcinomas (PDTC)” (Dierks C) se presentan datos de eficacia y seguridad de la combinación de lenvatinib y pembrolizumab en pacientes con CAT y cáncer de tiroides pobremente diferenciado (CTPD). 6/8 pacientes presentaron respuesta de la enfermedad (5 respuestas parciales y 1 respuesta completa) y 1/8 enfermedad estable. En el momento de la presentación de los datos 6/8 pacientes continuaban en tratamiento con una media de seguimiento de 10.8 meses. Las toxicidades más frecuentes fueron hipertensión, astenia y pérdida de peso. Actualmente el estudio fase II ATLEP está explorando esta combinación de lenvatinib 20mg y pembrolizumab 200mg en pacientes con ATC y CTPD.

Por otro lado, el trabajo #2264 “Updated Efficacy and Safety Data of Dabrafenib and Trametinib in Patients With BRAF V600-Mutated Anaplastic Thyroid Cancer” (Keam B) presenta datos actualizados del estudio fase II ROAR de la combinación de Dabrafenib y Trametinib en pacientes con tumores con mutación BRAF V600, incluyendo una cohorte de CAT. Este estudio supuso la aprobación de la combinación para este subgrupo de pacientes por la FDA en Estados Unidos. Se reportan los datos actualizados de los 28 pacientes de la cohorte de CAT con una tasa de respuestas del 75%  en la población V600E evaluable (n=24), con una SLP de 60 semanas y una supervivencia global de 86 semanas. Encontramos un 64% de toxicidad G3-4, siendo las más frecuentes la anemia, la neumonía y la hiponatremia. Estos datos refuerzan la necesidad de analizar la presencia de la mutación BRAF V600E en todos los pacientes con CAT.

CARCINOMA DE PARATIROIDES

Como novedad, este año se ha presentado un estudio sobre la biología molecular del carcinoma de paratiroides metastásico, en el que se seleccionan algunas potenciales dianas terapéuticas. El trabajo #1223 “Potential Therapeutic Targets in Recurrent and Metastatic Parathyroid Carciomas Revealded by Next-generation Sequencing” (Cui M) se analizaron 19 muestras de carcinoma de paratiroides mediante un panel de 560 genes. En el 47% de las muestras se encontraron alteraciones potencialmente tratables como ROS1 (26%), PTEN (16%), TSC1 (11%), PIK3CA (5%), MTOR (5%), ERBB2 (5%), NTRK1 (5%), IDH1 (5%) y FGFR3 (5%). Este trabajo abre la puerta a nuevos estudios moleculares en cáncer de paratiroides y orienta la futura investigación clínica en esta neoplasia muy poco frecuente.

GZES.THYC.18.01.0023ae Diciembre 2018