Pronóstico

Gracias a los avances en medicina, es muy probable que los pacientes se recuperen después de un tratamiento eficaz contra el cáncer de tiroides.

Esto significa que podrán superar el mal trago y comenzar a tener de nuevo una vida normal después del tratamiento. Aun así, la mayoría de pacientes deberá someterse a un seguimiento de por vida. En el cáncer de tiroides, el factor pronóstico más importante es saber qué tipo de cáncer es. El cáncer de tiroides papilar es el que tiene mejor pronóstico: más del 90 % de las personas con este tipo de cáncer estaban vivas a los  20 años, o incluso más, después del diagnóstico. El pronóstico del cáncer de tiroides folicular es bueno, con más del 70 % de las personas con este tipo de cáncer continuaban  vivas 20 años después del diagnóstico.

El cáncer de tiroides medular tiene también generalmente un pronóstico bastante bueno.  Las cifras son solo un poco más bajas que en el caso del cáncer de tiroides folicular o del papilar. Desgraciadamente, las perspectivas pueden ser poco esperanzadoras en el caso del cáncer de tiroides anaplásico o no diferenciado. 

Otros factores importantes que afectan al pronóstico son la edad, el estadio en el que se encuentra el cáncer en el momento del diagnóstico y la diseminación a otras partes del cuerpo. Las personas de menos de 45 años suelen tener mejores resultados, por lo cual este es un buen factor pronóstico.